TENIS

Una Garbiñe Muguruza colosal reina en Wimbledon

Garbiñe Muguruza triunfa en Wimbledon dos años después de la final perdida ante Serena Williams. Su hermana Venus claudicó esta vez por 7-5 y 6-0.

Hace no muchas semanas, Garbiñe Muguruza abandonó Roland Garros abatida. Frustrada la defensa de su corona por la francesa Kristina Mladenovic, la hispano-venezolana se sintió abrumada e indefensa por la reacción del público parisino, ése que en 2016 había aplaudido la conquista de su primer Grand Slam.

Presa del desaliento, rompió a llorar. En privado y en rueda de prensa. Garbiñe Muguruza solo recuperó su discurso para advertir del peso que arrastraba desde la captura de su primer ‘grande’: “Ahora todo el mundo dejará de aburrirme preguntándome sobre este torneo. Será como decir: ‘venga, sigamos adelante'”.

Visto con perspectiva, esa frase parece premonitoria. En el siguiente Grand Slam, Garbiñe Muguruza reencontró la pausa. Se ciñó a la autoconfianza. Compitió con sosiego. Y, golpe a golpe, volvió a narrar un relato de éxito: el de una joven muchacha que sedujo a la Catedral del tenis apenas dos años después de su primera final de Wimbledon.

Garbiñe Muguruza hizo válido el pronóstico de Serena Williams, su antagonista entonces. La estadounidense consoló a la española tras negarle la bandeja de campeona. “No estés triste, porque pronto este título será tuyo”.

Hoy volvió a llorar tras obligar a Venus Williams, la hermana mayor de Serena, a claudicar. Muguruza cerró el duelo en 77 minutos, por 7-5 y 6-0, tras haber encadenado los últimos nueve juegos. Así se convirtió en la primera tenista capaz de derrotar a las hermanas Williams en sendas finales de Grans Slam.

Para conseguirlo, Garbiñe Muguruza se aferró al primer set cuando el marcador anunciaba una peligrosa desventaja de 4-5 y, después, redondeó una actuación colosal ante la pentacampeona de Wimbledon, liberada de culpa en un accidente mortal en el que se vio involucrada antes de presentarse en el All England Tennis Club.

“Garbiñe Muguruza ha competido muy bien”

“Garbiñe ha competido realmente bien. Se las ha arreglado para jugar mejor yo”, asumió Venus Williams en rueda de prensa.

“Creo que he sabido restarle muy bien. Ha sacado muy fuerte y yo he sabido ser agresiva, pero también he sabido trabajar el punto y jugarlo. Ha sido una combinación de ser agresiva y saber jugar”, convino Garbiñe Muguruza.

Tutelada por Conchita Martínez en ausencia de su técnico Sam Sumyk, Garbiñe Muguruza emuló a la oscense. La campeona de Wimbledon en 1994 comparte ahora un lugar en el palmarés del prestigioso certamen con la nueva realidad del tenis femenino español.

“Cuando llegué a la central y la vi tan llena y con el techo cerrado, pensé: aquí es donde quiero estar. Eso es lo que me motiva”, explicó Muguruza.

“Ahora voy a disfrutar. Cuando gané Roland Garros se me pasó volando y no disfruté lo suficiente. Quiero ser consciente de lo que he conseguido”, remarcó antes de ser preguntada por la motivación de alcanzar el número uno.

“Hay mucho ajetreo ahí arriba. Sí me veo como una amenaza para ganar a cualquier otra jugadora, pero no pienso en el número uno. Para eso se tienen que dar muchas cosas. A mí me gusta más ganar torneos así”, sentenció orgullosa de su segundo ‘grande’. Roland Garros 2016 y Wimbledon 2017 pertenecen a Garbiñe Muguruza. Su tenis es colosal.

Lo más visto

To Top