MÁS DEPORTE

Deporte femenino: los 16 momentos de 2016

Las conquistas olímpicas de Ruth Beitia, Mireia Belmonte, Carolina Marín y Maialen Chourraut sobresalieron en un 2016 de ensueño para el deporte femenino.

Ruth Beitia, Mireia Belmonte, Carolina Marín y Maialen Chourraut se proclamaron campeonas olímpicas en 2016.

Las conquistas olímpicas de la atleta Ruth Beitia, de la nadadora Mireia Belmonte, de la jugadora de bádminton Carolina Marín y de la piragüista Maialen Chourraut sobresalieron a lo largo de un año 2016 de ensueño para el deporte femenino español, saldado con un total de nueve podios en los Juegos de Río de Janeiro.

Mireia Belmonte, que agregó una medalla de oro y una de bronce a las dos platas que había logrado en la cita olímpica de Londres 2012, se convirtió además en la española con mejor historial olímpico. En la ciudad carioca inauguró el contador de éxitos de la delegación española y, junto a Ruth Beitia, Carolina Marín y Maialen Chourraut, contribuyó a igualar la mayor cosecha de oros -cuatro- del deporte femenino español en unos Juegos Olímpicos. Las judokas Miriam Blasco y Almudena Muñoz, la regatista Theresa Zabell y la selección femenina de hockey abrieron la senda de las victorias en Barcelona 92.

Por la relevancia de este hito, Ruth Beitia, Mireia Belmonte, Carolina Marín y Maialen Chourraut son quienes encabezan los dieciséis mejores momentos del deporte femenino en 2016:

Ruth Beitia: una medalla de oro para la historia

La atleta cántabra fue una de las grandes triunfadoras en los Juegos Olímpicos de Río 2016 con su victoria en la final de salto de altura. A sus 37 años, Ruth Beitia batió a la búlgara Mirela Demireva y a la croata Blanka Vlasic para pisar el primer puesto del podio y recoger la única medalla que faltaba en una colección que ya contempla catorce preseas en las grandes competiciones internacionales.

Ruth Beitia, considerada sin discusión la mejor atleta española de la historia, es además la primera campeona olímpica del atletismo español. Hasta su triunfo en la ciudad carioca, solo Fermín Cacho y Dani Plaza podían presumir de sus oros en Barcelona.

La cántabra lo consiguió después de su cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Londres y de una retirada “que no fue una retirada”. “Me dio por patinar para seguir haciendo ejercicio, pero llegó una temporada de lluvias y Ramón Torralvo (su entrenador) me dijo que por qué no volvía por el pabellón cubierto para hacer ejercicio. Le hice caso y no tardé en volver a entrenar y en prepararme para la siguiente competición. La vida me dio una segunda oportunidad para mostrar todo el trabajo que había acumulado. Y cuando volví, lo hice sin piedras en la mochila. Liberada. Pensando solo en disfrutar”, reconoció Beitia.

La metamorfosis de Mireia Belmonte

Mireia Belmonte pisó Río de Janeiro con la determinación de ser campeona olímpica pese a haber visto condicionada su preparación por una dolorosa dolencia en los hombros. Por esta razón, la catalana renunció a competir en los Campeonatos del Mundo de Kazan (Rusia) y concentró sus esfuerzos en mejorar las dos medallas de plata que, cuatro años antes, había ganado en los Juegos de Londres.

Su apuesta resultó certera. Y en Brasil se erigió en campeona olímpica de 200 mariposa pocos días después de haber sido bronce en los 400 estilos. Con esa medalla, Mireia Belmonte redondeó su actuación en el Centro Acuático y dejó correr las emociones que hasta entonces habían sido “difíciles de controlar”.

“Cuando tienes una final olímpica cuesta no ponerse nerviosa y no soñar con lo que puede pasar. Cuesta controlar los nervios y la emoción. Fue un día bonito y difícil de olvidar”, recordó la cuádruple medallista olímpica.

Con Tokio 2020 en su horizonte, Mireia Belmonte perseguirá su quinta medalla olímpica y, con ella, la distinción de mejor deportista de la historia en España.

Carolina Marín desafía la hegemonía asiática

Como vigente campeona mundial y europea de bádminton y, por tanto, como indiscutible favorita, compareció en el torneo olímpico Carolina Marín. La onubense no renunció a esa etiqueta y en su primera comparecencia ante los medios de comunicación manifestó su intención de colgarse la medalla de oro. No falló e hizo buenos los pronósticos al derrotar en la final a la india PV Sindhu. Ese fue el premio a la preparación más exigente de su carrera, según reconoció en numerosas ocasiones.

La importancia de la victoria de Carolina Marín se ve incrementada al analizar el desarrollo de la competición individual femenina de bádminton: la española es la primera campeona olímpica no asiática de la disciplina. En los meses venideros, la andaluza desea confirmar su hegemonía y agregar nuevos títulos a su palmarés tras haber sumado en los últimos tiempos dos títulos de campeona de Europa y otros tantos del mundo bajo la dirección de Fernando Rivas, a quien atribuye gran parte de sus méritos.

Maialen Chourraut, la inconformista

Después de la medalla de bronce que logró en los Juegos de Londres 2012, Maialen Chourraut entrenó -maternidad mediante- con la determinación de imponerse en la prueba de eslalon en Rio 2016. En la final completó la bajada perfecta y, con un registro inalcanzable para sus rivales, se erigió en campeona olímpica.

Cumplido su cometido, la palista vasca aprovechó los focos del oro para reivindicar una mayor presencia del deporte femenino en los medios de comunicación y para poner sobre la mesa el debate acerca de la conciliación familiar y laboral.

Eva Calvo, otra medalla para el taekwondo español

Eva Calvo era debutante en Rio de Janeiro pero sus resultados en las competiciones internacionales durante el anterior ciclo olímpico hicieron que los expertos la señalaran como la sucesora de Brigitte Yagüe y como alternativa al dominio de la británica Jade Jones. Ella fue su verdugo en la final, pero ese revés no empañó la actuación de la madrileña.

La mayor de las hermanas Calvo se hizo con la medalla de plata en su primera participación en unos Juegos Olímpicos en otra jornada memorable para el taekwondo femenino español.

El conjunto de gimnasia rítmica es de plata

Alejandra Quereda, Lourdes Mohedano, Sandra Aguilar, Elena López y Artemi Gavezou desafiaron a Rusia, el mejor conjunto de gimnasia rítmica a nivel mundial, pero debieron conformarse con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Esa fue la recompensa al trabajo realizado en los últimos años y el “culmen” a una vida entregada al deporte.

Esa medalla significó el mejor resultado para la gimnasia rítmica española desde el oro de los Juegos de Atlanta 96, cuando Marta Baldó, Nuria Cabanillas, Estela Giménez, Lorena Guréndez, Tania Lamarca y Estíbaliz Martínez, conocidas como “las niñas de oro”, consiguieron el único título olímpico que no han ganado las rusas. El relevo a esa generación ya es una realidad. Alejandra QueredaLourdes MohedanoSandra AguilarElena López y Artemi Gavezou fueron el único conjunto que en Río completó cuatro enteros prácticamente limpios, sin fallos aparentes. De hecho, voces expertas en gimnasia rítmica, como el presidente de la Federación Internacional, aseguraron que su ejercicio merecía más que una medalla de plata.

La selección femenina de baloncesto se proclama subcampeona olímpica

La medalla olímpica, la única que le faltaba a una generación de jugadoras irrepetible, cayó tras un campeonato inolvidable. Estados Unidos fue un rival autoritario en la final, pero la plata premió la actuación de un equipo disminuido por la baja de Sancho Lyttle. El alto rendimiento de Alba Torrens, Anna Cruz, Astou Ndour, Marta Xargay, Laia Palau o  Laura Nicholls, por citar a algunas, dejó en anécdota la baja de la estrella de la selección española femenina de baloncesto.

Lydia Valentín asciende al podio olímpico

A la espera de que el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Federación Internacional de Halterofilia le entreguen las medallas que, por dopaje de sus rivales, le pertenecen de los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012, la levantadora de peso leonesa sí pudo disfrutar del podio en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Lydia Valentín fue bronce. “Siento que al final se hace justicia, que al final todo el sacrificio tiene su recompensa. Si luchas, consigues lo que quieres”, valoró tras su meritorio tercer puesto.

Las Leonas cambian la historia del rugby femenino

Su participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016 fue histórica. Cerraron su actuación con un diploma pero, ambiciosas, las Leonas apuntaron más allá. Conquistaron el Campeonato de Europa y, después, se adueñaron de una plaza en el torneo de las Seis Naciones para situar al rugby femenino español en la elite de la disciplina. El futuro le pertenece a la generación liderada por Patricia García.

Teresa Perales es infinita

Teresa Perales es la máxima exponente del deporte paralímpico español y así quedó patente en los pasados Juegos Paralímpicos. La nadadora aragonesa ganó cuatro medallas -un oro y tres platas- y elevó su total de preseas a 26. Además, también destacaron las nadadoras Sarai Gascón, María Delgado, Nuria Marqués, Ariadna Edo y Michelle Alonso. El oro de Elena Congost en maratón y el bronce de Izaskun Osés en 1.500 metros elevaron a 15 el total de medallas femeninas en los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

Laia Sanz, imparable

Laia Sanz arrancó 2016 con una sobresaliente actuación en el Rally Dakar y terminó el año con dos nuevos títulos mundiales: en cross country y enduro.

Berta Betanzos y Tamara Echegoyen alcanzan la cima

También como vigentes campeonas del mundo de la clase 49er FX despedirán 2016 la gallega Tamara Echegoyen (campeona olímpica junto a Sofía Toro y Ángela Pumariega en Londres 2012) y la cántabra Berta Betanzos. En Rio se quedaron a las puertas del podio tras una fatídica última jornada de competición en la Bahía de Guanabara.

Alejandra y Patricia Suárez protagonizaron el otro gran éxito de la vela femenina española con su victoria en el Campeonato del Mundo de la clase Vaurien.

Garbiñe Muguruza conquista Roland Garros

Aunque su 2016 fue un año irregular, la temporada estará marcada por la conquista de Roland Garros. En París estrenó Garbiñe Muguruza su casillero en los Grand Slams apenas unos meses después de su presencia en la final de Wimbledon. Sobre la tierra batida encontró la jugadora de origen venezolano la gloria y se postuló como futura número uno del mundo. Su mejor puesto hasta la fecha es el número dos, por lo que 2017 le presenta el reto de desbancar a la alemana Angelique Kerber.

Sandra Sánchez y el kárate femenino brillan en 2016

Sandra Sánchez y la selección femenina de kárate (en la modalidad de kata) triunfaron en los pasados Campeonatos de Europa con sendas medallas de oro. En los pasados Mundiales de Linz (Austria) el karate femenino se mantuvo en el podio, con tres medallas.

El fútbol femenino español continúa su crecimiento

Los mejores momentos del fútbol femenino español llegaron con las categorías inferiores: la selección sub-17 fue bronce en el Mundial de Jordania y el combinado sub-20 alcanzó los cuartos de final del Mundial de Papúa Nueva Guinea tras haber batido en la fase de grupos a la poderosa escuadra de Japón.

A esto se suma la clasificación de la selección absoluta para la Eurocopa de Holanda 2017, con pleno de puntos y de victorias bajo la dirección de Jorge Vilda.

Ese campeonato ilusiona al fútbol femenino tras un 2016 que también dejó la victoria del Athletic Club de Bilbao en la Liga y del Atlético de Madrid Femenino en la Copa de la Reina. Aunque sin títulos, el FC Barcelona también firmó una destacada actuación en la Liga de Campeones: tuteó al Paris Saint-Germain en el cruce de cuartos de final, aunque un gol de Cristiane en el minuto 88 del encuentro de vuelta le cerró las puertas de semifinales. Por un puesto en esa ronda volverá a competir el conjunto azulgrana el próximo mes de marzo. Su rival, el Rosengard de la brasileña Marta Vieira da Silva.

Eli Pinedo, el adiós de la Guerrera

Tras la decepcionante eliminación de la selección española femenina de balonmano en los Juegos de Río 2016, donde aspiraba a repetir en el podio, la lateral vasca Eli Pinedo anunció su adiós de la competición. La exjugadora del Bera Bera reconoció que le hubiera gustado despedirse con medalla, pero al mismo tiempo renunció a estirar su carrera hasta el pasado Campeonato de Europa, disputado en Suecia.

“Tenía que ser ahora, después de un ciclo olímpico. Me voy porque pienso que mi ciclo se acaba, porque pienso que hay que dejar hueco a la gente que viene por detrás apretando fuerte”, afirmó durante el acto de despedida celebrado en la sede del Comité Olímpico Español (COE).

Eli Pinedo, el emblema de las Guerreras, deja como legados cuatro medallas con la selección absoluta: la plata del Campeonato de Europa de Macedonia 2008, el bronce del Campeonato del Mundo de Brasil 2011, el bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la plata del Campeonato de Europa de Hungría y Croacia 2014. Ahora su nuevo desafío es triunfar con la línea de ropa London 717 que creó junto a la exinternacional Bea Fernández.

Lo más visto

Deporteymujer.com es un sitio web especializado en información sobre deporte femenino.

EMAIL info@deporteymujer.com

Copyright © 2016 | Deporte y Mujer

To Top