Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018

Blanca Fernández Ochoa, la última medallista olímpica española en los Juegos de Invierno

El 20 de febrero de 1992, Blanca Fernández Ochoa se colgó la medalla de bronce en la prueba de eslalon de esquí alpino de los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville (Francia).

Foto: RFEDI

El 20 de febrero de 1992, Blanca Fernández Ochoa se colgó la medalla de bronce en la prueba de eslalon de esquí alpino de los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville (Francia).

En la antesala de la cita olímpica de Barcelona, en la que Miriam Blasco escribió otra página brillante al erigirse en la primera campeona olímpica de España, Blanca Fernández Ochoa hizo suyos los focos al convertirse en la primera medallista olímpica española.

La hermana del inolvidable Paquito volvió a situar los apellidos Fernández Ochoa en un podio olímpico veinte años después del éxito del madrileño en los Juegos de Sapporo (Japón). Ellos son los poseedores de las dos únicas medallas olímpicas -oro y bronce- del deporte de invierno español.

BLANCA FERNÁNDEZ OCHOA: DE LA DECEPCIÓN DE CALGARY AL ÉXTASIS EN ALBERTVILLE

Blanca Fernández Ochoa se desquitó en Albertville del sinsabor que le dejaron los Juegos anteriores, celebrados en Calgary (Canadá) en 1988. Dominaba tras la primera manga, pero se cayó en la segunda ronda.

La ganadora de cuatro pruebas de la Copa del Mundo -el gigante de Vail’85 (Estados Unidos) y los eslalon de Sestriere’87 (Italia), Morzine’90 (Francia) y Lech’91 (Austria)- recuerda todavía apenada aquel revés. Después de una temporada excelente, para ella ese tropiezo supuso una gran decepción, más si cabe por haber anunciado que se retiraría tras esa cita olímpica.

Convencida por su entorno y por los dirigentes de la federación, Blanca Fernández Ochoa retrasó su adiós cuatro años. Y desafió la historia en Albertville. Fue tercera, tras la austríaca Petra Kronberger y la neozelandesa Annelise Coberger, oro y plata respectivamente.

Su ascensión al tercer cajón permitió al deporte español jalear y presumir de su primera medallista olímpica. Blanca Fernández Ochoa lució el dorsal número 8 en una imagen que premió su persistencia y sacrificio.

Desde entonces han pasado 26 años sin éxitos olímpicos invernales. Ningún otro deportista español logró pisar el podio en unos Juegos. En PyeongChang aspiran a actualizar la gesta de Blanca Fernández Ochoa tres candidatos: Javier Fernández, Lucas Eguibar y Queralt Castellet. Regino Hernández es también una opción en boardercross.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top